Etiquetas

, , ,

El sitio elegido fue donde el científico halló el primer bosque fósil de araucarias.

Diario Los Andes
domingo, 16 de agosto de 2009
 
Charles Darwin tuvo su homenaje en la zona de Paramillos

Homenaje a Darwin. Un científico de la UBA, exponiendo en la montaña.
Foto: Marcelo Ruiz / Los Andes

Zulema Usach

Tal como estaba previsto, el X Congreso Internacional de Mamíferos tuvo su broche de oro ayer con una actividad que tuvo como escenario la montaña mendocina. Al menos 48 científicos de todo el mundo recorrieron en colectivo el trayecto que lleva hacia el monumento que fue erigido en honor al naturalista inglés Charles Darwin, autor de uno de los libros matrices de las ciencias naturales, “El origen de las especies”.

El sitio no fue elegido al azar por los especialistas del CCT- Conicet Mendoza, pues justamente en la zona conocida como “Agua de la Zorra” -ubicada en Paramillos- fue donde el investigador descubrió a su paso en mula el primer bosque fósil de araucarias, en 1835.

Así lo explicó Víctor Ramos, geólogo y profesor de la cátedra Tectónica Andina de la Universidad de Buenos Aires al hacer una reconstrucción del pasado de Darwin. “Luego de cruzar por el Paso Portillo, el recorrido que hizo Darwin incluyó Tunuyán y Villavicencio. Al pasar por aquí, percibió que una de las piedras enclavadas en la montaña le recordaba a la mítica figura de la mujer de Lot. Fue entonces cuando se bajó al observar la piedra y en los alrededores descubrió los troncos de araucaria que se habían preservado por 235 millones de años”, dijo el especialista.

En este rincón de la cordillera reluce la placa que confirma la presencia del científico británico en nuestras tierras. Este año, el monumento fue incorporado en el marco del bicentenario de su nacimiento. Y en esta oportunidad, el sitio no podía dejar de ser parte de la convocatoria internacional.

Como ajenos al frío y al viento que azotaba en la alta montaña cerca del mediodía y abocados a examinar palmo a palmo lo que ofrece la naturaleza, los científicos escucharon con atención las explicaciones.

Habían llegado desde distintas partes del planeta para compartir experiencias y debatir sobre teorías, pero ahora era el momento de experimentar aquello que muchas veces encontraron en los libros. “Esto es maravilloso, es un lugar histórico para todos los que estudiamos temas ligados a la ciencia natural. Además éste es un paisaje muy bonito y distinto al que hay donde vivo”, comentó Rosanne Viera Monques, una bióloga brasileña que se dedica a investigar murciélagos.

Para Víctor Rambay, doctor en zoología, participar del Congreso fue una experiencia inolvidable. “Es apasionante estar aquí, la montaña es hermosa”, expresó en inglés el científico que había viajado desde Sudáfrica.

Luego del acto, el cierre estuvo dado a cargo de Ramos, quien destacó la trascendencia que tuvo para Darwin el cruce de la Cordillera de los Andes. “A partir de esta experiencia y todo lo que pudo encontrar en su camino luego construyó sus teorías”, agregó el especialista y aclaró que los dos principales puntos del planeta escogidos por el creador de la Teoría Evolutiva fueron América del Sur y las islas Galápagos. 

 

 

Anuncios