Etiquetas

, ,

Mendoza
Mineros acusan al Gobierno local de ser indeciso
El congreso Mining Argentina, donde se debate la problemática de la minería, fue el ámbito en el que se cuestionó firmemente al Gobierno provincial por su política en el tema. Lo consideran “indeciso”.
Buena respuesta. El congreso minero, que se desarrolla en el auditorio Ángel Bustelo, culmina hoy.

Gonzalo Ponce
gponce@diariouno.net.ar

La organización de Mining Argentina, el congreso minero que cierra hoy en el auditorio Ángel Bustelo y reúne a empresarios y expertos del sector de todo el mundo, criticó la gestión sobre el tema que lleva adelante el Gobierno provincial.

Nivaldo Rojas, organizador del evento, con 40 años en la actividad y titular de la consultora minera Rojas & Asociados, se refirió a la indecisión del gobernador Julio Cobos al respecto y lo acusó de “pensar más en las elecciones del año que viene que en el desarrollo de la provincia”.

A tono, Ricardo Martínez, manager de exploración de la firma Depromin SA, se refirió al fallo judicial que ratificó la decisión de retirar equipos, máquinas y personal de la mina de Paramillos en Uspallata. El hombre también cargó contra Cobos y el accionar de la Justicia sobre el tema (ver aparte).

Rojas explicó que la minería en Mendoza es controversial por una falta de conocimiento en general. “La población ha estado viviendo de la vitivinicultura y siente temor a que su fuente de trabajo se vea contaminada con una actividad diferente. Pero no es más que desconocimiento”, dijo.

Luego añadió que ese desconocimiento lo tiene desde el gobernador hasta el último funcionario público respecto de lo que es una mina. “No saben cuáles son los controles que se realizan para evitar que un emprendimiento minero contamine. Se habla del cianuro de la mina de Paramillos que puede contaminar las aguas de Danone y el cianuro no se utiliza en ese proceso”, precisó.

El minero, de nacionalidad chilena, aseguró que casi nadie sabe cómo se toma el agua de las fuentes naturales y retorna en las mismas condiciones, una de las principales reglas de la minería para que sea un negocio rentable a largo plazo, según Rojas.

Sin embargo, la actividad tiene un gran consumo de agua, un recurso escaso en Mendoza. Al respecto, Rojas argumentó que lo que falta es buscar aguas subterráneas. “Yo vengo de un país en el que se encuentra uno de los desiertos más grandes de la Tierra y en esos lugares se desarrollan los principales emprendimientos mineros. Allí hemos podido determinar los acuíferos necesarios para usar el agua, que en el proceso se evapora mínimamente y el resto se devuelve apta para el consumo”, aclaró.

El trasandino aseguró que eso se puede hacer en Mendoza y donde sea necesario. “En Argentina tenemos una suerte de dualidad. Pensamos que la minería contamina, que es el enemigo, pero se sabe y se deja de lado que la inversión y las regalías que genera llegan a niveles muy importantes. Ejemplo de ello son San Juan y Catamarca. Esas cosas no las entiende quien no las quiere entender”, disparó Rojas.

Por último cuestionó que la dirigencia mendocina busca “mantener votos más que impulsar el desarrollo de la provincia. Eso es lo que siento, escucho y veo a través de los funcionarios y es muy claro que con el accionar indeciso del Gobierno, las mineras se van a ir, no sin antes tener juicios con el Estado”.

Mineras y medios, una relación complicada

Las empresas mineras coinciden en señalar el problema comunicacional que tienen para llegar a la población a través de los medios con un mensaje que les quite el mote de “contaminantes”. No tienen igual efectividad que los grupos ecologistas que, quizás con menos esfuerzo, instalan esa idea en el imaginario colectivo.

Al respecto se refirió Daniel Bosque, director de la revista Mining Press, en su disertación denominada “Diez consejos desagradables para tratar con los medios”. Ingeniosamente el comunicador resumió acaso los errores más frecuentes que cometen las mineras o los importantes aspectos que dejan de lado al momento de tratar con la prensa.

l El primer consejo fue el de “no tratar de tapar el cielo con una manta”. Metafóricamente, Bosque explicó que la minería genera curiosidad e interrogantes en cuanto a sus procesos, ganancias y cuidado del ambiente que deben ser respondidos.

l Luego remarcó que los periodistas no son geólogos ni ingenieros y aconsejó paciencia y explicaciones sencillas en las notas. Al mismo tiempo desestimó la soberbia empresarial como un elemento producente en la comunicación de una minera.

l “Los periodistas no son empleados de la minera” fue el tercer punto destacado por Bosque. “Hay que hablar con ellos cuando se los necesita, pero también cuando no se los necesita. Esto se resume así: ‘Vos me llamás, yo te llamo’. No es necesario andar escondiendo ni apagando celulares”, dijo Bosque apuntando a una fluidez en la comunicación.

l El cuarto consejo se relaciona con el anterior. “Muéstreles su casa”. En este punto se refirió a la apertura empresarial a las cámaras y a prepararse para recibir al periodismo.

l El quinto punto se refirió a la preparación de las intervenciones de la empresa en los medios públicos. “Pero imaginando las peores preguntas y también las más estúpidas”, advirtió Bosque.

l En sexto lugar, casi como un mandamiento divino, Bosque aconsejó no pretender digitar lo que se escribe. Consideró como uno delos peores errores la clásica pregunta “¿Puedo ver la nota antes de que la publiques?” y la culpó de las situaciones más incómodas para periodistas y mineros.

l Sin rodeos mandó a desconfiar de la prensa genuflexa. “Nuestra empresa va a ser la mejor y la más ecológica hasta… que levantemos la pauta publicitaria. Entonces las cosas cambiarán sustancialmente”, señaló el expositor, lo que despertó las risas de la audiencia.

l Una comparación con el fútbol sirvió como introducción al octavo consejo. “El periodismo siempre da revancha. Una mala noticia no es la muerte, aunque siempre viajen más rápido. Sin embargo hay que trabajar para que el desquite sea provechoso”, subrayó el experto.

l El penúltimo ítem fue construir un moderado bajo perfil, pero sin esconder nada. “El minero debe ser el primero en reconocer errores e identificarse como guardián del medioambiente”, destacó Bosque.

l Por último remarcó que la imagen de la empresa es un activo y forma parte de su balance.

Enojo por Villavicencio

Ricardo Martínez, manager de exploración de Depromin SA, expresó que la reafirmación de ayer de la medida cautelar ya dictaminada el 8 de junio para retirar las máquinas que trabajaban en la mina de Paramillos de Uspallata traerá problemas a la empresa y también a la provincia.

“Las máquinas fueron retiradas el 9 de junio y desde ese momento se suspendieron los trabajos totalmente, lo cual nos causa un daño que vamos a tratar de resarcir de alguna manera”, arrojó.

El minero dijo que la empresa contrató la propiedad el año pasado con toda la documentación legal en regla. “Cuando una mina está mensurada es un título de propiedad de primera categoría”, remarcó.

Luego añadió que los informes de impacto ambiental están aprobados y que al accederse al lugar por una ruta provincial “mal se expresa la necesidad de servidumbre exigida legalmente que, no obstante, está pedida y afianzada desde 1999. Pero no podemos hacernos responsables de las inconsistencias en los procesos administrativos propios del gobierno de Mendoza”.

Martínez aseguró que seguirán reclamando en la Dirección de Minería que se perfeccione lo que solicita la Justicia, de forma tal que no existan inconvenientes.

Al mismo tiempo consideró que la medida es unilateral. “La Justicia ha tomado los elementos aportados por Aguas Danone y no toma en cuenta ninguna de las situaciones que hemos reseñado en nuestra apelación, como que el proyecto está en una etapa de exploración, por lo que no puede producir ningún tipo de contaminación en el agua”.

Martínez agregó que no se le ha dado crédito a información de terceras partes como el Instituto Nacional del Agua, “que demuestra que el agua que se encuentra en Paramillos es totalmente tóxica y no apta para consumo humano, por lo que no se podría producir un deterioro del líquido que Danone envasa”.

“Esta situación nos perjudica porque los inversores de nuestra empresa vinieron a Mendoza por una invitación del gobernador Cobos para invertir en la provincia. Como respuesta hemos tenido nada más que inconvenientes legales, tanto en Paramillos como en Laguna del Diamante, en San Carlos”, acusó Martínez, y luego consideró que la situación generará problemas para la provincia en el mediano plazo.

Anuncios