Vegetación de la Sierra de Uspallata

La vegetación de la Sierra de Uspallata (Precordillera)

La ruta que desde el norte de la ciudad de Las Heras asciende hacia el oeste por la Quebrada de Villavicencio, atraviesa dos ambientes emblemáticos: cruzado el piedemonte (entre los 1.200 a los 2.600 m.s.n.m.) surge el cardonal; y de ahí a los 3.100 m.s.n.m, la puna, escenario que no se repite en otra parte de la provincia. Cada ambiente confiere espacio a su propia diversidad animal y vegetal.

La Sierra de Uspallata constituye el extremo sur de la Precordillera, con alturas que no superan los 4.000 m.s.n.m. Presenta marcadas diferencias climáticas entre sus dos vertientes. Una idea de ello, está dada por la precipitación media anual, que en Villavicencio, en la falda oriental, alcanza a 324 mm anuales; y en la localidad de Uspallata, en la vertiente occidental, sólo se registran 133 mm anuales de precipitaciones. Mientras que la primera recibe el efecto de las tormentas atlánticas, que descargan el agua en sus laderas, la otra sufre el efecto de los vientos foehn o viento zonda, proveniente del Pacífico, que desecan totalmente el área. En síntesis: las precipitaciones son escasas y de irregular distribución.

En estas sierras se distinguen cuatro pisos de vegetación: piso inferior y medio, de la vertiente oriental; el piso de los paramillos; y el piso puneño, este último de la vertiente occidental. La región de “Paramillos de Uspallata” se caracteriza por el Piso de Stipa o de los Paramillos.

Este Piso (denominado también “Pastizal de altura o Piso de la estepa de los Paramillos”) corresponde a la parte más alta de la Sierra de Uspallata, donde el camino asciende casi a los 3000 m.s.n.m. El término “paramillo” es un diminutivo del vocablo “páramo”, que significa, lugar de desierto y abierto, azotado por fuertes vientos, especialmente el foehn o Zonda, y tienen aquí particular violencia y constancia. El tipo de suelo de la región se caracteriza por litosoles, formados por arena gruesa y rocas fracturadas por fenómenos criogénicos.

El paisaje está formado por suaves colinas y extensas bajadas, cubiertas por una vegetación graminosa, dura, conjuntamente con pastos bajos, con una alta proporción de suelo desnudo. Predomina en la vegetación varias especies del género Stipa (S. scirpea, S. vaginata, S. speciosa, S. chrysophylla) que son las más comunes.

Los caméfitos, como Verbena uniflora, V. erinacea y Baccharis incarum,
manifiestan su adaptación al rigor de las condiciones climáticas. Dos especies merecen citarse también por sus llamativas flores: Galillardia tontalensis y Trichocline cineraria. Sólo en los sectores más bajos y protegidos, se observa una formación abierta de Adesmia horrida, arbusto de hasta 2 m de altura.

Especies relevadas en Paramillos (2.800 m.s.n.m); Alto de los Manantiales (2980 m.s.n.m) y Paramillos norte (2.680 m.s.n.m) constituyen el denominado Piso de o Piso Puneño (vegetación del área del monumento a Darwin). Por otra parte, en esta región se observa una interesante mezcla de elementos de las provincias fitogeográficas Patagónica, Puneña y Altoandina. La segunda encuentra en esta latitud, su límite austral.

 

P A R A M I L L O S  d e  U S P A L L A T A  ( MENÉNDEZ – ROMANI – ZAVATTIERI) (c) 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s