Ruta Sanmartiniana

2.1.3. LA RUTA SANMARTINIANA Y “PARAMILLOS DE USPALLATA”

Por esta región atravesó una de las columnas del Ejército de Los Andes, iniciando la epopeya libertadora del sur del continente. En 1817, una de las columnas principales del Ejército del General San Martín, emprendió la gesta libertadora al mando del General Juan Gregorio de Las Heras, quien se dirigió a Chile por el camino de Uspallata. Otra columna, partió el 19 de enero de 1817 al mando del Capitán Fray Luis Beltrán al frente de la Maestranza y el parque que portaba los pertrechos de guerra, subió por la Quebrada del Toro y se dirigió hacia Uspallata, a través de Paramillos para reunirse con la columna principal del General Gregorio de Las Heras.

Durante el año 1815, las minas de Pismanta y Huayaguaz proveyeron 27 quintales de plomo y gran cantidad de azufre; y las de Uspallata produjeron igualmente plomo y algo de plata. De este modo, se lograron extraer de Cuyo elementos para la fabricación de pólvora y los metales para alimentar las fraguas que usó el Capitán Fray Luis Beltrán [ver La Organización
del Ejército de Los Andes – Leopoldo R. Ornstein (1896-1973)].

La Ruta por el Paso de Uspallata
Jefe de la Expedición: General Juan Gregorio de Las Heras
Segundo Jefe: Sargento Mayor Enrique Martínez
Objetivo: Obrar en coordinación con la vanguardia del Ejército de Los Andes, para atacar el valle del Aconcagua. El citado ejército partió desde el Campamento “El Plumerillo”, el 18 de enero de 1817 y llegó el mismo día a la Estancia Canota. Reanudó la marcha el día 20 del mismo mes, y después de cruzar la quebrada y pampa de Canota continuó por la quebrada
de Santa Elena, para llegar el mismo día a la Estancia de Uspallata. Allí permaneció hasta el día 29 de ese mes. En este lapso tuvieron lugar las acciones de Picheuta y Potrerillos.
Efectivos: Batallón N° 11 (integrado por 35 personas, entre jefes y oficiales, y 683 hombres de tropa); 30 granaderos a caballo al mando del Capitán José Aldao; 20 artilleros con 2 cañones de montaña de a 4, al mando del Capitán Ramón Picarte; 30 mineros con un capataz para hacer de zapadores; y un escuadrón de milicias de San Luis, para conducir los
bagajes y cuidar los caballos. [Historia general de la independencia de Chile, Volumen 3. pp. 395. Autor: Diego Barros Arana. Editor: Impr. Chilena, 1857].

El cruce de la Cordillera de Los Andes ha constituido un enorme desafío, tanto en la prehistoria, como en la colonia, para quienes debieron sortearla para unir grupos de poder, proyectos, etcétera. Entre todos ellos, el paso de los Andes por el Ejército del Libertador Gral.Don José de San Martín, constituye un emblema que ha sido motivo de atención de casi todos los historiadores argentinos y de muchos extranjeros. Forma parte de uno de los hechos más relevantes de la historia sudamericana.

El símbolo histórico que representan estas rutas
exploradoras militares independentistas, su investigación
y conservación, debe considerarse un motivo de política
cultural, científica y turística del más alto nivel. Por ende,
es obligación ineludible de los mendocinos preservarla
como una de las herencias más preciadas, tanto para las
actuales, como para las futuras generaciones

P A R A M I L L O S  d e  U S P A L L A T A  ( MENÉNDEZ – ROMANI – ZAVATTIERI) (c) 2010

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s